SEGUNDA PARTE
CONSTRUYENDO LA ESCUELA LASALIANA DEL SIGLO XXI
¿Por qué y para quién pensar en una escuela nueva en el siglo XXI? Las reflexiones que encontraremos en la segunda parte de esta publicación nacen de la preocupación de los Lasalianos por comprender los desafíos que surgen de la realidad. Ahora se trata de “construir”, con las herramientas disponibles, un camino novedoso de discernimiento educativo. En cada trabajo se conjuga la riqueza del pensamiento “glocal”, es decir, lo global y lo local, asumido en lo cotidiano y con dimensión universal.

Así como Juan Bautista de La Salle y los primeros Hermanos se dejaron interpelar por la situación de pobreza de los hijos de los artesanos y de los pobres de su época, iniciamos este recorrido asumiendo una nueva lectura sobre la vulnerabilidad, la desigualdad y la exclusión educativas de los niños, jóvenes y adultos, desde la clave de la pedagogía lasaliana de la fraternidad. Esta realidad que nos interpela tendrá seguramente consecuencias en la redacción de nuestra Declaración.

El segundo tema que proponemos nace a partir de la experiencia vivida en la Educación Superior Lasaliana, cuya importancia ha crecido en estos últimos años. Formamos parte de un mundo globalizado; nosotros mismos nos identificamos como parte de un Instituto universal. ¿Qué significará, entonces, asumir los desafíos de nuestra diversidad cultural para vivir un proyecto común? Esperamos, a partir de esta propuesta, comprender la complejidad de los procesos de internacionalización que afectan nuestros espacios locales, e incluso cómo este entramado cultural afecta todo cuanto proponemos acerca de la asociación lasaliana.

El tercer tema también nace de la experiencia fundante del Instituto. La Salle y los primeros Hermanos organizaron el currículo de las escuelas para ofrecer a los niños y jóvenes las herramientas indispensables para su incorporación al mundo del trabajo. La investigación que ofrecemos, nacida en el contexto de la Educación Superior de La Salle en Filipinas, podría ser un aliciente para establecer un diálogo con nuestros egresados a nivel local. ¿Qué impacto ha tenido nuestra propuesta educativa en el contexto donde desarrollamos nuestra misión? ¿Es posible que a partir de este diálogo podamos vislumbrar nuevas perspectivas para nuestro quehacer educativo?

Finalmente, el epílogo nos pone en contacto con los desafíos de una educación para la paz, vivida desde un contexto complejo como lo es el Medio Oriente. La experiencia vivida en esa zona del mundo se convierte en exigencia fraternal para todos los Lasalianos: la vulnerabilidad de la condición humana no está lejos de cada uno de nosotros. ¿Cómo establecer relaciones educativas que ayuden a construir la paz en el mundo de hoy?

También la Segunda Parte termina con una conclusión. Se sugiere una propuesta de reflexión a partir de preguntas claves y una metodología para la elaboración de Notas.